1. mantengamosloasi:

Siempre intentamos reivindicar gente ilustre poco afamada pero, a veces, la grandeza de las historias nos obliga a traer personajes de sobra conocidos. Ya ocurrió con el Emperador de EEUU, con Elmyr de Hory o con nuestro admirado don Justo.
Hoy más que nunca, en estos tiempos de pobreza política y cívica, vamos a hablar del individuo con más flow hace 2.500 años: Lucio Quincio Cincinato.
*Intermedio*
En el año 509 antes de Cristo (aprox.), Tarquinio el Soberbio pasó a la historia como el último rey de Roma tras haber tolerado que su hijo violase a una patricia y, en general, por haber sido un cabrón. Como los romanos no tenían muy claro que mereciese la pena todo aquel fregao de los reyes, tomaron la sana decisión de establecer una República. Y oye… si les iban a mangonear, al menos que fuese alguien elegido por ellos.
Y la idea era buena. Pero siempre hay un “pero”, pues el sistema era muy torpe para algunas cosas. Dirigir un ejército, gestionar un motín o defender una ciudad puede ser algo muy complicado si tienes muchas cabezas dando órdenes.
Así que lo arreglaron de forma sencilla: En las situaciones de crisis el Senado y las magistraturas entregaban temporalmente el control total de Roma a una persona. A un Dictador.
Vale, oks; está permitido levantar la ceja. Pero tengamos en cuenta que la cosa funcionó bien durante 500 años.
*Fin del intermedio*
Cincinato (519 a.C. - 439 a.C) era un hombre templado y culto, pero estaba en contra del tribunado y de la ley escrita, a causa de su aversión a los plebeyos y tras perder a un hijo ajusticiado. Por esta razón pasó la mayor parte de su vida retirado en el campo, entregado a una vida agrícola sin muchas complicaciones y alejado del mamoneo institucional.
No obstante, en el año 460 estalló una revuelta plebeya contra una reforma de latifundios. Sabiendo que Cincinato era un hombre sabio conocedor del campo (a pesar de ser manifiestamente contrario a los plebeyos y las compilaciones legales), el Senado le pidió que dictase las leyes agrarias y mediase en el conflicto.
Y accedió. Porque Roma le necesitaba.Así que tomó el consulado, modificó las leyes, apaciguó a los plebeyos y se retiró nuevamente al campo.
Dos años después, debido a la incompetencia del cónsul Minucio Esquilino, los ejércitos romanos estaban a punto de ser derrotados por los ecuos. El Senado no vio otra salida: por cuarta vez en la historia de la República había que nombrar un Dictador. Tras la revuelta plebeya y a pesar de ser manifiestamente contrario al tribunado, la elección estaba clara.
Acudieron a la granja de Cincinato, donde le econtraron arando la tierra. Le ofrecieron la toga dictatorial y el haz de lictores.
Y accedió. Porque Roma le necesitaba.Así que tomó la dictadura, derrotó a los ecuos en 16 días y teniendo en sus manos todo el poder de Roma, renunció a él y se retiró nuevamente al campo.
En el año 439 a.C. Espurio Melio intentó dar un golpe de estado aprovechándose de una hambruna. Las lealtades no estaban muy claras y el Senado decidió nombrar como dictador a la única persona que consideraban digna de confianza.
Cincinato tenía 80 años. Y accedió. Porque Roma le necesitaba.Detuvo a Espurio Melio (que terminó muerto), restituyó el orden en la ciudad y por tercera vez renunció al poder de la República para retirarse al campo.
La rara rectitud con la que Cincinato cumplió sus obligaciones públicas le convirtieron en un ejemplo de honradez. Inspiradas en él se fundaron pueblos, ciudades y sociedades.
Mundo Extraño vuelve la semana que viene.

    mantengamosloasi:

    Siempre intentamos reivindicar gente ilustre poco afamada pero, a veces, la grandeza de las historias nos obliga a traer personajes de sobra conocidos. Ya ocurrió con el Emperador de EEUU, con Elmyr de Hory o con nuestro admirado don Justo.

    Hoy más que nunca, en estos tiempos de pobreza política y cívica, vamos a hablar del individuo con más flow hace 2.500 años: Lucio Quincio Cincinato.

    *Intermedio*

    En el año 509 antes de Cristo (aprox.), Tarquinio el Soberbio pasó a la historia como el último rey de Roma tras haber tolerado que su hijo violase a una patricia y, en general, por haber sido un cabrón. Como los romanos no tenían muy claro que mereciese la pena todo aquel fregao de los reyes, tomaron la sana decisión de establecer una República. Y oye… si les iban a mangonear, al menos que fuese alguien elegido por ellos.

    Y la idea era buena. Pero siempre hay un “pero”, pues el sistema era muy torpe para algunas cosas. Dirigir un ejército, gestionar un motín o defender una ciudad puede ser algo muy complicado si tienes muchas cabezas dando órdenes.

    Así que lo arreglaron de forma sencilla: En las situaciones de crisis el Senado y las magistraturas entregaban temporalmente el control total de Roma a una persona. A un Dictador.

    Vale, oks; está permitido levantar la ceja. Pero tengamos en cuenta que la cosa funcionó bien durante 500 años.

    *Fin del intermedio*

    Cincinato (519 a.C. - 439 a.C) era un hombre templado y culto, pero estaba en contra del tribunado y de la ley escrita, a causa de su aversión a los plebeyos y tras perder a un hijo ajusticiado. Por esta razón pasó la mayor parte de su vida retirado en el campo, entregado a una vida agrícola sin muchas complicaciones y alejado del mamoneo institucional.

    No obstante, en el año 460 estalló una revuelta plebeya contra una reforma de latifundios. Sabiendo que Cincinato era un hombre sabio conocedor del campo (a pesar de ser manifiestamente contrario a los plebeyos y las compilaciones legales), el Senado le pidió que dictase las leyes agrarias y mediase en el conflicto.

    Y accedió. Porque Roma le necesitaba.
    Así que tomó el consulado, modificó las leyes, apaciguó a los plebeyos y se retiró nuevamente al campo.

    Dos años después, debido a la incompetencia del cónsul Minucio Esquilino, los ejércitos romanos estaban a punto de ser derrotados por los ecuos. El Senado no vio otra salida: por cuarta vez en la historia de la República había que nombrar un Dictador. Tras la revuelta plebeya y a pesar de ser manifiestamente contrario al tribunado, la elección estaba clara.

    Acudieron a la granja de Cincinato, donde le econtraron arando la tierra. Le ofrecieron la toga dictatorial y el haz de lictores.

    Y accedió. Porque Roma le necesitaba.
    Así que tomó la dictadura, derrotó a los ecuos en 16 días y teniendo en sus manos todo el poder de Roma, renunció a él y se retiró nuevamente al campo.

    En el año 439 a.C. Espurio Melio intentó dar un golpe de estado aprovechándose de una hambruna. Las lealtades no estaban muy claras y el Senado decidió nombrar como dictador a la única persona que consideraban digna de confianza.

    Cincinato tenía 80 años. Y accedió. Porque Roma le necesitaba.
    Detuvo a Espurio Melio (que terminó muerto), restituyó el orden en la ciudad y por tercera vez renunció al poder de la República para retirarse al campo.

    La rara rectitud con la que Cincinato cumplió sus obligaciones públicas le convirtieron en un ejemplo de honradez. Inspiradas en él se fundaron pueblos, ciudades y sociedades.

    Mundo Extraño vuelve la semana que viene.

     
  2. Yo soy el de la izquierda y tú la de la derecha+Las ruinas de mi civilización.
(Katharine Hepburn following the Great New England Hurricane, 1938. 95% of her personal belongings were either lost or destroyed, including her 1932 Oscar, which was later found)

    Yo soy el de la izquierda y tú la de la derecha+Las ruinas de mi civilización.

    (Katharine Hepburn following the Great New England Hurricane, 1938. 95% of her personal belongings were either lost or destroyed, including her 1932 Oscar, which was later found)

     
  3. Every little thing she does is magic…
(Jean Moreau)

    Every little thing she does is magic…

    (Jean Moreau)

     
  4. Let´s dance!

    Let´s dance!

     
  5. El cine español…

    El cine español…

     
  6. Astronomía razonable…
(Frau Im Mond,  Fritz Lang 1929)

    Astronomía razonable…

    (Frau Im Mond,  Fritz Lang 1929)

    (Source: iconophages)

     
  7. ¡Ponga un pulpo en su vida!

    ¡Ponga un pulpo en su vida!

     
  8. Ladies & Gentlemen: We´re floating on space!

    Ladies & Gentlemen: We´re floating on space!

     
  9. Las chicas son guerreras…

    Las chicas son guerreras…

    (Source: airmanisr)

     
  10.  
  11. El rostro del MAL…

    El rostro del MAL…

    (Source: shitndie)

     
  12. Hello, i´m Johnny Cash+Here´s Robert Zimmerman…
(Bob Dylan backstage at a Johnny Cash Concert)

    Hello, i´m Johnny Cash+Here´s Robert Zimmerman…

    (Bob Dylan backstage at a Johnny Cash Concert)

    (Source: dwinlan)

     
  13. Hitch!
(“It was the possibility of doing a purely cinematic film. You have an immobilized man looking out. That’s one part of the film. The second part shows what he sees and the third part shows how he reacts. This is actually the purest expression of a cinematic idea.” —Alfred Hitchcock)

    Hitch!

    (“It was the possibility of doing a purely cinematic film. You have an immobilized man looking out. That’s one part of the film. The second part shows what he sees and the third part shows how he reacts. This is actually the purest expression of a cinematic idea.” —Alfred Hitchcock)

    (Source: cinephiliabeyond)

     
  14. Yo sólo quiero dormir y soñar contigoooooooooooooo…
(Loris Lora)
 

    Yo sólo quiero dormir y soñar contigoooooooooooooo…

    (Loris Lora)

     

     
  15. Si no quieres ser como nosotros…¡LEE!
Consolation Marriage (1931).

    Si no quieres ser como nosotros…¡LEE!

    Consolation Marriage (1931).